Altavoz Bose SoundDock + entrada de línea + bluetooth

Hace tiempo cayó en mis manos un altavoz Bose SoundDock de primera generación. Es un altavoz magnífico (y muy caro, unos 500 €), que se empleaba para reproducir música de un iPod o de un iPhone de las primeras generaciones (los que tienen conexión alargada, de 30 pines). El problema es que solo permite conectar uno de esos aparatos, ya antiquísimos, y que a ver quién usa aún uno… Además, en mi caso, la base estaba rota y ya ni siquiera tenía la clavija, por lo que estaba totalmente inservible. Pero, salvo que no había forma de conectarle un iPod o ningún otro dispositivo, el altavoz en sí parecía en perfecto estado…

Bose Sounddock

Así que me propuse arreglarlo. A continuación cuento todas las trastadas que le he hecho al altavoz, y cómo he llegado al resultado final, en el que tengo un altavoz perfectamente funcional, al que he añadido una entrada de audio por medio de una clavija de 2.5 mm, le he añadido bluetooth y un potenciómetro para regular el volumen. Ojo, que los primeros procedimientos que intenté no me funcionaron, pero los cuento también por si alguien se encuentra con los mismos problemas. Más adelante contaré cómo le he añadido una Raspberry Pi en la que he instalado el Google Assistant.

Pero antes, este es el resultado final:

 

Esta es la etiqueta que aparece en la base:

El frontal se demonta por medio de tres tornillos tor.

Podemos desconectar la banda, y luego hay que despegar el plástico negro:

Buscando por internet hay varias personas que han “hackeado” este altavoz con el mismo propósito, bien por rotura de la clavija como es mi caso, o para añadirle una entrada auxiliar. Mike Kruckenberg parece que fue el primero en explicar cómo lo hizo. Hay también varios vídeos en Youtube. Tengo que decir de antemano que el procedimiento de Mike Kruckenber, que es el primero a seguir (por simplicidad), no me funcionó. Por un lado mi placa parece ser una versión más antigua que todas las otras que he visto, y además sospecho que tendría algún problema más. Pero al final lo conseguí con otro procedimiento que contaré más abajo.

La idea de fondo es averiguar cuáles son los pines del iPod que mandan la señal de audio, y conectar ahí nuestra entrada. Son el pin 13 para audio izquierdo, el pin 14 para el derecho, y el 24 para tierra. Conectando ahí debería funcionar, pero hace falta un paso adicional pues solo mandando ahí audio el altavoz sigue sin funcionar. Al parecer, el iPod le indica por algún otro pin al altavoz que debe encenderse. No me entretengo a explicarlo (en el post de Mike Kruckenberg está muy bien explicado, y también en varios vídeos), pero su método no me funcionó. Aquí van las fotos de los intentos fallidos.

Otra prueba fallida:

Así que decidí dar por perdida la primera placa e ir directamente a la placa del amplificador, dentro.

Encontré otro post en el que hacían lo mismo, que lo explica muy bien. La idea es nuevamente localizar los pines de audio y “pinchar” ahí. Del encendido nos encargaremos luego.

Preparo una clavija hembra de jack de 3.5 mm y le sueldo los cables.

Como estos cables eran algo gruesos, con una pequeña broca agrandé ligeramente los agujeros donde iba a soldar en la placa. Inicialmente soldé por detrás:

Empleo blu-tack para mantener en su sitio los cables mientras sueldo. Siguiendo el mismo criterio de William Paul, realizo unos pequeños cortes al circuito, para que si hay algo más ocurriendo por ahí, no me afecte.

Al final me fue más fácil soldar directamente a las patas de la clavija, por delante:

Si probaba el altavoz con estas conexiones, escuchaba música por unos segundo nada más, y luego dejaba de sonar. Así que me quedaba arreglar el “encendido automático”. Para eso tenemos que ir un poco más adentro.

Desmonto la placa del amplificador en sí.

Hay que enviar entre 4.2 V y 5.5 V al pin 6 de este circuito integrado para que se encienda. Paul William lo hizo con un divisor de tensión con dos resistencias, pero es más fácil conectarle directamente un cable que lleve 5 V de la placa anterior, que es lo que hice yo. Soldé con mucho cuidado un cable al pin 6, que luego puse un poco de resina epoxi para que permanezca fijo eternamente.

Soldando ese cable a algún punto que tenga 5 V de la placa anterior (buscar con el multímetro), ¡funcionaba a la perfección!

Ya solo quedaba el volver a ensamblarlo todo en el interior y a hacer un poco de bricolaje para que el acabado fuese perfecto. Esto es lo que más tiempo me llevó…

Lo primero era hacer una tapa para el hueco frontal. Hice una planilla marcando el hueco en un papel.

Recorté la planilla y la pegué sobre un trozo de plástico negro de una tapa de un lector externo de DVD (que ya había usado antes en el megáfono de juguete).

Con mi Dremel casera recorto la tapa:

Tras el corte con la mini-Dremel, tuve que lijar mucho hasta que la tapa encajase perfectamente en el hueco. El resultado es perfecto, parece una tapa que viene con el altavoz nuevo…

Y ahora, a por el receptor de audio de Bluetooth. Compré este módulo de Bluetooth por 5.52 €. Le sueldo tres cables a las conexiones de audio.

Sueldo dos cables a una clavija de micro-usb, para alimentar el receptor de audio de Bluetooth a través de algún punto con 5V de la placa.

También sueldo tres cables a un conector de audio de 3.5 mm.

Los conecto en paralelo:

Pero no los conecto directamente a los tres puntos de entrada de audio en la placa, sino que como voy a querer regular el volumen conecto un potenciómetro estéreo logarítimico de 10 KΩ., que me costó 4.4 €.

El potenciómetro lo conecto así:

Y es logarítmico porque para audio tiene que ser así; el oido “no funciona linealmente”. Esta figura lo explica muy bien:

Busco un punto de tierra en la placa y le conecto un cable (blanco):

El otro cable (naranjha) lo conecto al mismo punto de 5 V que empleé para “encender” el altavoz.

Y ahora conecto un interruptor. Voy a sufrir para que me quepa todo dentro de este espacio…

Hago unos taladros en los botones originales de volumen + y – (que ya no tienen uso), que emplearé para el potenciómetro y para la clavija de audio. Fijo con pegamento epoxídico el conector de audio y con pegamento térmico el potenciómetro, que ya lleva su tuerca.

Esto parece el juego “Operación”…

¡Ya está!

Recorto un poco el fuste y le coloco el embellecedor al potenciómetro, y ya está terminado.

 

Referencias

http://mike.kruckenberg.com/archives/2006/06/add_aux_input_t.html

http://williampaulblog.blogspot.com.es/2012/11/ressurection-of-bose-sounddock-ipod-dock.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *